Actualidad

NOTICIAS

  • PARA UNA EDUCACIÓN INCLUSIVA

    03/10/2018

    VENTANAS ABIERTAS AL MUNDO PARA UNA EDUCACIÓN INCLUSIVA
    “Programa de intervención educativa en los colegios para niñas y niños refugiados georgianos de la zona en disputa de Abjasia”

    1. IDENTIFICACIÓN DE LOS PROBLEMAS (contexto educativo)
    De las más de 450.000 personas desplazadas de sus hogares cuando comenzó el conflicto más de 30.000 fueron niños. Para los niños desplazados por el conflicto se improvisó un sistema educativo independiente con sus respectivas escuelas públicas, asumiendo por aquellos entonces que los niños volverían de nuevo a sus casas en un periodo de tiempo relativamente corto. Para gestionar los nuevos centros educativos el gobierno de Georgia formó otro ministerio de educación llamado “el ministerio paralelo” diferenciando así la gestión escuelas locales de las escuelas públicas recientemente formadas.

    En Georgia, el 2005 se llevó a cabo una reforma educativa que supuso que las escuelas locales tuvieran más autonomía. Se formaron juntas administrativas en las escuelas que controlarían los presupuestos y la administración, aunque seguían siendo inspeccionadas por el ministerio de educación. Otra modificación fue que en vez de ser financiadas por los gobiernos locales pasaron a ser financiadas directamente por el ministerio en función del número de estudiantes matriculados y esto que ya resultaba muy difícil en su territorio se tornaba casi imposible en el territorio en disputa de Abjasia, donde se ubican los colegios que son objeto de nuestra ayuda.

    En 2007 como parte de la estrategia de estado se propuso ir cerrando las escuelas públicas de refugiados para favorecer así la integración de los niños en su nuevo lugar de residencia. Estas reformas no se han llevado a término debido a falta de fondos. Desde que estalló el conflicto en 1991 el presupuesto destinado a educación en Georgia ha disminuido desde el 7% del GDP en 1991 al 2.8% en 2007. Esta reducción de presupuesto se ha traducido en graves problemas para el sistema educativo como mala gestión y financiación, insuficiencia de materiales de enseñanza, profesores con falta de entrenamiento y con bajo salario…etc.

    Respecto al distrito de Gali (dentro de la zona en disputa de Abjasia), hay unas veinte escuelas públicas regentadas por refugiados, en las cuales la jerarquía entre el gobierno georgiano y el de Abjasia es confusa. Por una parte, operan según la ley georgiana y reciben presupuesto del Ministerio de Educación Georgiano, aunque por otro lado son las autoridades de Abjasia las que controlan el currículo y el mandato dentro de las escuelas.

    Entre la confusión burocrática de las entidades competentes y la recuperación social y económica del país, las condiciones en las que se imparte la educación en Gali son precarias, siendo los alumnos de las escuelas las principales víctimas de la situación. FINSOL, tras establecer un trato cercano y con el personal docente de dichas escuelas durante años a raíz de los programas de acogida temporal que viene desarrollando durante los últimos 22 años, decidió dar un paso adelante en sus actividades e iniciar este programa de cooperación.

    La finalidad principal de esta acción solidaria es mejorar las condiciones de la estructura docente de las escuelas mediante la dotación de ordenadores personales que faciliten su educación y la apertura de sus expectativas vitales, abriéndoles ventanas al mundo exterior y preparándolos para una vida cada vez más multicultural en una sociedad cada vez más abierta. Dotando a esas escuelas de un aula de informática.

    2. JUSTIFICACIÓN DE LA ACTUACIÓN Y NECESIDADES QUE SE PRETENDEN ABORDAR
    En el distrito de Gali la lengua oficial de enseñanza antes de que estallara el conflicto era el georgiano y ahora es el ruso. Esta reforma dificulta ejercer el derecho de acceder a una educación por parte de los niños refugiados/desplazados que se han establecido de nuevo en el distrito. Sólo quedan una veintena de escuelas en Gali que imparten en georgiano, todas ellas regentadas por refugiados georgianos y su futuro es incierto.

    A parte de que las autoridades de Abjasia permiten su existencia (no hay recursos suficientes por su parte como para proporcionar tantos profesores cualificados que hablen ruso como son necesarios), su situación a nivel estructural y técnico es precaria. La financiación es escasa por parte del gobierno de Georgia y apenas da para cubrir el salario de los profesores que ya en sí mismo suelen cobrar menos de 50% que cobran los profesores de las escuelas locales. Aunque en parte se apoyan en las aportaciones económicas de los padres de los alumnos, éstos se encuentran en una situación social y laboral muy desfavorable.

    Debido a la situación económica de las familias, de las que proceden los niños, las grandes distancias entre los pueblos y las escuelas, que los alumnos recorren diariamente, y el estado de las mismas, hay numerosas bajas de alumnos todos los años en estas escuelas.

    En base a lo mencionado anteriormente, la necesidad de la intervención internacional yace en la situación de vulnerabilidad tanto de los alumnos de etnia georgiana como de sus padres del distrito de Gali. Dicha situación no puede ser paliada únicamente por el gobierno vigente, al menos por ahora, ni en corto plazo, debido a la gravedad de la situación y a la limitación de recursos que el país arrastra, tras un conflicto bélico-étnico prolongado.

    3. DESCRIPCIÓN DE LA POBLACIÓN BENEFICIARIA Y OTROS ACTORES IMPLICADOS, ASÍ COMO SU PARTICIPACIÓN.
    La República de Georgia se encuentra al sur de la cordillera del Cáucaso a orillas del mar Negro. Su capital es Tbilisi. Fue una región de la URSS y tras su independencia, en la década de los años 90, surgieron graves conflictos étnicos que dieron lugar a intensos combates de los que aún se producen escaramuzas, tras la retirada de los cascos azules (ONU) forzada por Rusia.

    Los conflictos bélicos produjeron la muerte de miles de personas y la destrucción de sus hogares y sus medios de vida.

    La declaración unilateral de independencia de Abjasia, no reconocida por las Naciones Unidas, generó el desplazamiento forzoso de unas 450.000 personas de la etnia georgiana, al ver amenazada gravemente su propia existencia dentro de Abjasia.

    Estos desplazados llevan más de dos décadas esperando una solución a su desplazamiento tras los conflictos que se desataron a principios de la década de los noventa. Los desplazados internos hallaron refugio en la región que limita con Abjasia y en la capital de Georgia, Tbilisi y muchos de ellos siguen viviendo en condiciones precarias en antiguos hoteles y en edificios públicos, dependiendo de exiguos subsidios estatales.

    En los últimos años, unas 45.000 personas han regresado al distrito Gali, en el este de Abjasia, pese a padecer unas condiciones inciertas y unas perspectivas económicas bastante pobres.

    El personal docente de las escuelas del distrito de Gali, a raíz de la relación formada por los campamentos de verano y los programas de acogida de sus alumnos en España, fueron los que directamente pidieron ayuda a FINSOL para mejorar la situación estructural de sus escuelas.

    Proporcionaron a FINSOL una ficha técnica en la que se explicaba de manera detallada el estado de las infraestructuras de la escuela y las necesidades más urgentes de intervención.

    De esta lista que nos remitieron, tras proveer en nuestra primera intervención de las necesarias estufas y el correspondiente volumen de leña, que paliaron las bajas temperaturas en el interior de la escuela en invierno (debido a la falta de un sistema de calefacción adecuado), se ha decidido intervenir en la dotación de ordenadores personales que faciliten su educación y la apertura de sus expectativas vitales, abriéndoles ventanas al mundo exterior y preparándoles para una vida cada vez más multicultural en una sociedad cada vez más abierta.

    4. CRITERIOS DE SELECCIÓN DE LA POBLACIÓN BENEFICIARIA
    Los motivos de la elección de dichas escuelas y dicha intervención son los siguientes:

    Uno de los miembros del patronato de FINSOL es de origen georgiano y asistió durante su infancia al colegio Kvemo Bargebi. Debido a esta relación, la obtención de la necesaria información, colaboración y contactos para llevar a cabo el proyecto con éxito es más fácilmente obtenible que en otras escuelas. La selección de las otras diecinueve escuelas se ha hecho en base a la solicitud de ayuda desde el departamento de educación del gobierno de la República Autónoma de Abjasia y a la proximidad geográfica desde el lugar de recepción hasta su emplazamiento definitivo.

    Se eligió la actuación específica de proporcionar ordenadores para un aula informática en cada escuela, de entre las demás necesidades, por razones logísticas y económicas. Los recursos necesarios para llevar a cabo la intervención que obtenemos en España son fácilmente transportables viajando, cada verano, en las maletas de los niños refugiados de esas escuelas, que participan en nuestros programas de acogimiento temporal cada verano en familias voluntarias españolas, en su retorno hacia su país de origen.

    5. OBJETIVO DEL PROGRAMA (1er Año).
    De las veinte escuelas de refugiados en la zona en disputa de Abjasia, este programa en su primera fase se ha centrado en dos de ellas, Kvemo Barghebi y Tagiloni donde hemos instalado sendas aulas de informática con cinco ordenadores en cada una de ellas.

    LA FINANCIACIÓN DE ESTA PRIMERA FASE DEL PROGRAMA HA SIDO GRACIAS A LAS EMPRESAS DONANTES, LOS SOCIOS Y VOLUNTARIOS DE LA FUNDACIÓN INTEGRACIÓN Y SOLIDARIDAD Y LOS TEAMING QUE NOS HAN AYUDADO EN ESTA GRATA LABOR. GRACIAS A TODOS.

    CONFIAMOS EN SEGUIR RECIBIENDO VUESTRAS APORTACIONES.

    Leer más
    finsol.es
  • 20 años acogiendo desde Tres Cantos “niños de la guerra” de Georgia

    13/02/2018

    “20 años acogiendo desde Tres Cantos niños de la guerra de Georgia”

    (Reportaje en Onda Cero)

    Familias madrileñas que acogen a niños de la guerra en Georgia gracias a la Fundación Finsol, con sede en Tres Cantos, han contado sus experiencias en Onda Cero Madrid Norte: señalan que “te cambia la vida, porque sobre todo ayudas a darles un horizonte a estos chicos que han escapado de la guerra, viven en infraviviendas y sufren la falta de recursos”. Nieves Cogolludo, Juan Ramón de la Torre e Isabel Fiestas son tres progenitores acogedores; los dos primeros acogen desde hace cuatro años a la niña Veriko Gunkual mientras que Isabel Fiestas, lo hace con Levan Jikia y Anano Adamia. El acogimiento temporal veraniego está organizado por la Fundación Integración y Solidaridad (Finsol) desde hace 20 años, y uno de sus objetivos es conseguir la mejoría física de los chiquillos pero también que aprendan en España el valor de la convivencia pacífica para que puedan trasladarlo a sus países de origen. Las familias interesadas en acoger este verano tienen que ponerse en contacto durante el mes de febrero con Finsol, que tiene su sede en un local en la Plaza de la Estación de Tres Cantos, o bien llamando por teléfono (91 300 80 47) o enviando un correo electrónico a info@finsol.es .

    Leer más
    finsol.es
  • ACOGIMIENTO TEMPORAL PARA EL VERANO DE 2018.

    25/01/2018

    ACOGIMIENTO TEMPORAL PARA EL VERANO DE 2018.

    Como cada año, la Fundación Integración y Solidaridad busca familias voluntarias en la Comunidad de Madrid para acoger durante el verano a niños refugiados procedentes de Georgia.

    A través de esta iniciativa, la Fundación pretende dar una oportunidad a estos menores de disfrutar de una experiencia en nuestro país, conocer otras perspectivas del mundo, ampliar sus horizontes vitales y salir temporalmente de su difícil situación.

    Para las familias acogedoras supone una experiencia sumamente enriquecedora de aprendizaje sobre otras culturas y, sobre todo, para el desarrollo en los hijos de valores como la solidaridad, el respeto a otros grupos sociales o étnicos, la empatía o la igualdad.

    El programa se viene desarrollando desde 1996, y cuenta con la supervisión de la Comunidad de Madrid.

    Las familias interesadas pueden contactar con la Fundación Integración y Solidaridad en el teléfono 91 300 80 47 o a través del correo electrónico info@finsol.es

    Les esperamos, contacten ya con nosotros.

    Un saludo

    Leer más
    finsol.es
  • CUARTA FASE DEL PROGRAMA “CALOR PARA LA EDUCACIÓN”

    25/01/2018

    PONEMOS EN MARCHA LA CUARTA FASE DEL PROGRAMA “CALOR PARA LA EDUCACIÓN” INSTALANDO ESTUFAS EN COLEGIOS Y GUARDERÍAS DE LOS NIÑOS REFUGIADOS GEORGIANOS EN ABJASIA, PARA EL QUE YA TENEMOS FINANCIACIÓN.

    Un programa que, en cooperación con el Ayuntamiento de Coslada y con la colaboración de los Teaming de nuestros programas, donantes y benefactores, la Fundación Integración y Solidaridad desarrolla, ya durante cuatro años, en la zona en disputa de Abjasia (Georgia).

    Este programa dota de estufas de leña a los colegios y guarderías de los niños georgianos refugiados. Un programa del que ya se han beneficiado 15 Colegios y que este año alcanzará a seis más y a otras 6 guarderías. Un programa desarrollado con el objetivo de mejorar las condiciones estructurales de sus escuelas, proporcionando un sistema de calefacción para el invierno a través de estufas y leña.

    La problemática de una falta de medios para hacer frente a las bajas temperaturas ha sido un tema de diálogo recurrente entre FINSOL y los directores de esas escuelas. Con este programa pretendemos preparar suficientemente a unos niños para un futuro que, sin duda, se les presenta difícil, en un país no reconocido por la comunidad internacional, una sociedad dividida y dolida por la guerra fraticida sufrida y las constantes escaramuzas que, aun hoy, producen dolor y muerte en demasiados casos.

    EN LA MEDIDA QUE LAS VALLAMOS INSTALANDO EN CADA COLEGIO O GUARDERÍA IREMOS INFORMANDO DE ELLO.

    Leer más
    finsol.es
  • FINSOL PARTICIPÓ EN LAS ACTIVIDADES DE LA SEMANA DE LA SOLIDARIDAD

    25/01/2018

    FINSOL PARTICIPÓ EN LAS ACTIVIDADES DE LA SEMANA DE LA SOLIDARIDAD QUE ORGANIZÓ EL AYUNTAMIENTO DE TRES CANTOS

    El último fin de semana de noviembre, diecisiete asociaciones y ONGs estuvimos presentes en los actos de la semana de la Solidaridad en la Casa de la Cultura de Tres Cantos, donde diferentes voluntarios de Finsol organizaron una exposición y venta de libros, desde el viernes-tarde hasta el domingo.
    En el acto institucional de presentación de la semana, Finsol alcanzó un papel notable, ya que se concedió un premio al joven Rodrigo Marcos, que cursa 1º de la ESO.
    Rodrigo desarrolló un proyecto de solidaridad, durante el curso 2016-17, que consistía en recoger las bolsas de basura de sus vecinos y llevarlas al contenedor y luego estos vecinos le compensaban con una pequeña propina. Después entregó la recaudación de todo el año a Finsol, con el fin de ayudar a los niños refugiados de Georgia. Durante el acto desarrollado en la Casa de la Cultura, Rodrigo dirigió unas emotivas palabras al público que respondió con un caluroso aplauso.
    En el transcurso de esos días, se vendieron en nuestro stand unos 300 libros, si bien la recaudación ha sido escasa, dado que cada libro se cobraba a un euro y la voluntad. No obstante, nuestra participación en este evento mereció la pena y logró otros objetivos interesantes.
    En primer lugar, bastante gente se enteró de nuestro proyecto de acogimiento de niños de Georgia por parte de familias españolas, durante los meses de julio y agosto.
    En segundo lugar, dimos a conocer nuestro plan del “Aula de la experiencia y la Solidaridad,” en el que 22 niños/as de Educación Primaria, reciben clases de apoyo y refuerzo, cuatro horas a la semana, después de salir del Colegio. Son hijos de inmigrantes en su mayoría (hay 14 nacionalidades), que tienen dificultades en el aprendizaje y que no pueden sufragar los gastos que supone ir a clases particulares. Este referente intercultural bien podíamos denominarlo “Culturas sin fronteras”.
    También hemos animado a quienes se acercaron al stand para que donen y compren libros de segunda mano, en el mercadillo que tenemos habilitado de manera permanente en los locales de Finsol.
    Por último, el acercamiento y diálogo con otras ONGs y Asociaciones ha sido enriquecedor, con vistas a futuros contactos y cooperaciones mutuas.
    Es una pena que la celebración de la Semana de la Solidaridad quede reducida a una sola semana al año.

    Leer más
    finsol.es